Aprende a distinguir un jamón ibérico de buena calidad

El jamón ibérico de bellota es totalmente distinto de los otros jamones ibéricos que son el de cebo, el cebo de campo y el recebo, y es que el ibérico de bellota proviene del cerdo que en la montanera engorda al menos unos 46 kilos con bellota y pastos, es criado en libertad y es sacrificado inmediatamente después de alcanzar su peso requerido. Esto significa que no se alimenta con ningún tipo de pienso procesado, lo que le da a este tipo de jamón ciertas cualidades, tanto organolépticas como de sabor y beneficios, muy particulares.

Probablemente es por esta razón que el jamón ibérico de bellota es considerado como el jamón de mejor sabor y de mayor calidad entre todos. Por lo general, para muchas personas puede resultar fácil reconocer cuándo se encuentran ante un jamón de esta categoría y excelente calidad, por su sabor, su textura.

Sin embargo, para que, como solemos decir, no nos den gato por liebre, debemos saber cuáles son los consejos de algunos expertos, que han compartido los puntos que hay que tomar en cuenta al momento de distinguir un jamón ibérico de bellota auténtico y no aceptar un jamón de menor calidad por desconocimiento.

jamón-2

Cuando hablamos de la pata de jamón completa, podemos ver que la pezuña y la caña de los cerdos ibéricos de raza pura las tienen finas y largas. Además, también es necesario tomar en cuenta el peso. En este caso, el peso estándar de un jamón ibérico está entre 5 y 8 kilos. Claro está que, dependiendo de cómo sea la longitud del esqueleto del animal y también de su capacidad de engorde en el monte, su peso puede variar entre esas dos marcas.

Otro elemento en el que es importante que nos fijemos es en la textura que presenta la grasa de la pieza, ya que ésta es la que nos va a indicar la alimentación que ha tenido el animal, lo cual nos dirá si es o no de bellota en realidad. Para que sea jamón de bellota auténtico, al deslizar los dedos por él, si sientes la grasa totalmente suave al tacto y cuando presionas sobre esta tu dedo se hunde ligeramente, definitivamente se trata de un jamón ibérico de bellota.

Así como es importante la textura, el color es esencial en este tipo de jamón, ya que la tonalidad de la misma nos dirá el tiempo de curación y la calidad que tiene esta pieza. El jamón de bellota presenta una grasa de color amarillo oscurecido.

jamón-1

Por último, debemos tener en cuenta que el precio de los jamones ibéricos de bellota auténticos es bastante elevado, por lo que muy raramente encontrarás que te ofrezcan precios muy reducidos por él. Su valor monetario es alto porque el proceso de elaboración de un jamón de bellota es en realidad bastante laboriosos como cualquier proceso artesanal y gourmet, por lo tanto, es costoso.

Con estas técnicas podrás tener un poco más de seguridad al momento de elegir un jamón ibérico de bellota, además, con el tiempo, la misma experiencia te irá dando las técnicas personales con las cuales podrás saber si tienes en tus manos un jamón auténtico o si te están dando gato por liebre.

wpadmin