¿Cuál es la bebida ideal para acompañar el jamón ibérico?

Cuando nos disponemos a degustar un jamón ibérico de bellota auténtico, estamos por disfrutar de una de las experiencias más exquisitas en lo que a comidas se refiere. Este tipo de jamón cuenta por sí solo de la riqueza y el poder suficientes como para ser el protagonista de cualquier plato e incluso cuando se disfruta sin acompañantes es una delicia al paladar.

Sin embargo, también podemos conseguirle ciertos compañeros que logran realzar sus cualidades y mejorar su sabor y el proceso de degustarlo, logrando que quienes lo prueben disfruten aún más y tengan sensaciones inigualables. En realidad no existe una norma concreta que determine cuáles deben ser estos acompañantes, pero sí podemos encontrar algunas directrices generales que han sido marcadas por los catadores expertos a lo largo de los años.

Vino y jamón

Vino y jamón

Y es que servir la comida con la bebida adecuada es un auténtico placer para nuestro paladar, además de que muchos consideran que dar con el acompañante perfecto es todo un arte. Entonces, la premisa básica en el maridaje es que el vino debe restablecer el equilibrio en nuestra boca. Es decir, si estamos saboreando un plato cálido, algo como un cocido, lo ideal en este caso sería un vino que nos refresque, que limpie la boca y la refresque para restaurar el equilibrio antes de la próxima cucharada.

Los vinos tintos, ya sean con crianza o no, y los vinos blancos sin excesiva acidez, son dos excelentes acompañantes para el jamón ibérico de bellota. No obstante, algunos expertos aseguran que el mejor maridaje lo ofrece el fino andaluz. Y es que los finos aportan un aroma que acompaña perfectamente la boca gracias a la suavidad y el tono ligeramente salado, además de su baja acidez.

Por otro lado, el toque amargo de salida de los finos termina por unirse a la perfección con otro tono amargo que es el que dan las grasas evolucionadas del jamón. El aroma incisivo con el que cuenta este vino es un poco invasor, sin duda, y hace evocar flores secas de camomila y nos permite notar un poco de frutos secos, y en el caso de la manzanilla, con leves notas marinas y yodadas.

Maridaje para el jamón ibérico

Maridaje para el jamón ibérico

Es esencial que en este caso, el vino esté fresco y además, es de gran importancia saber que el jamón no va del todo bien con los vinos más olorosos y de sabor demasiado marcado, ya que pueden terminar por robar protagonismo a la carne del cerdo.

La verdad es que los jamones ibéricos de bellota de larga duración pueden maridar mejor con vinos tintos de reserva. Esto es en principio por el grado exacto de concentración aromática que tienen estos vinos. Por ejemplo, los vinos de la Ribera del Duero y Rioja son una excelente combinación con un buen jamón ibérico de bellota.

Es imprescindible saber que el maridaje perfecto del vino con el jamón de bellota de buena calidad se inicia por completo en el paladar, y que debemos darle toda la importancia a la experiencia de los sentidos, disfrutar por completo de estos sabores y olores al ser combinados.

wpadmin