Descubre lo bueno que tiene el jamón de bellota para ti

Las virtudes para nuestro paladar que nos ofrece el jamón de bellota son conocidas de sobra, pero los que quizás no conocemos bien son sus efectos vasculares. Por ello la Interprofesional del Cerdo Ibérico (ASICI) y la Fundación para la Investigación Biomédica del Centro de salud} Universitario Ramón y Cajal (FIBIO-HRC) han firmado un convenio; una línea de investigación alimenticia que inicia con el mejor entrante posible: el jamón de bellota y de cebo.

Aunque pueda resultaros sorprendente, entre las joyas de nuestra gastronomía se encuentra el jamón, que termina siendo un enorme desconocido. El pacto realizado para llevar a cabo estos estudios permitirá que se analicen los efectos vasculares a corto plazo del consumo de una cantidad controlada de jamón de la mejor calidad.

Jamón de bellota

Jamón de bellota

Está comprobado que el jamón mejora el colesterol bueno, pero siempre en programas aislados, lo cual se supone que sería acompañado por un beneficio vascular a largo plazo. Los efectos metabólicos sí se conocen, y en algunos estudios ha dado resultados positivos en lo relacionado con el colesterol bueno.

En los regímenes alimenticios de las personas enfermas de riesgo se quitan los embutidos sin excepciones. Estos grupos comenzarán por estudiar en sujetos sanos una cantidad controlada de jamón ibérico a diario, ajustando lo que se consume de calorías con otros productos. Lo que desean es investigar si su contenido en polifenoles (sustancia vegetal con un papel clave en el organismo) es bueno para la salud cardiovascular, y lo harán con datos objetivos.

La clave de las ventajas que tiene sobre la salud de este o de cualquier comestible, la dictará el endotelio, que es la capa que reviste el interior de los vasos sanguíneos. Este controla todo lo que pasa por la sangre, y por si fuera poco, decide a dónde va cada cosa. Cuando no funciona bin, el endotelio deja pasar el colesterol en ciertas zonas en las que no hace falta, produciendo problemas en el organismo, es decir, es un filtro de sustancias.

Jamón de bellota

Jamón de bellota

En el vaso sanguíneo hay células inflamatorias. Por la edad, el desgaste diario, la arteria padece un proceso inflamatorio. Los factores de riesgo vascular generan la inflamación de los vasos, a esa agresión el vaso responde inflamándose. La arteroesclerosis, por servirnos de un ejemplo, no es degenerativa, es un proceso inflamatorio y activo. Es potencialmente revesible, el vaso no se degenera y por lo tanto se puede combatir igual que una inflamación cualquiera.

Por otro lado, en cuanto al estrés oxidativo, estamos habituados a oír este concepto referido a la piel, sin embargo, a nivel vascular es lo más importante, más aún que el que se produce a nivel cerebral. Este tipo de estrés es el daño celular que provocan unos derivados del oxígeno en los vasos.

Respirar oxígeno nos trae consecuencias, la mayor parte son positivas, ya que sobrevivimos gracias a él, pero de igual forma nos acarrea ciertas negativas. Los radicales libres son sustancias tóxicas que se generan en cada célula al consumir oxígeno. Esta sustancia es nociva para la célula.

Jamón de bellota

Jamón de bellota

Estos y otros factores serán tomados en cuenta al momento de realizar los estudios relacionados con el jamón ibérico, como por ejemplo las condiciones físicas de cada persona, su estilo de vida y todos los elementos que pueden contribuir a tener un efecto, positivo o negativo, sobre la persona, con el consumo de este alimento.

wpadmin