¿Conoces lo suficiente sobre alimentos ecológicos?

Los productos ecológicos son comestibles mucho más sanos y resultan más seguros para nuestro organismo, además de tener cada uno de los nutrientes propios de cada alimento, porque preservan todas sus propiedades organolépticas. La agricultura de tipo ecológica no suele emplear productos químicos que resulten tóxicos, ayudando de esta forma a cuidar nuestra salud y la de los trabajadores agrícolas, así como también, claro está, cuidando y tratando de mejor forma al ecosistema.

Estos alimentos, además, no pasan por ningún proceso de manipulación genética y su rpoducción se fundamenta en el sabor agrícola tradicional, utilizando novedosas técnicas que están acordes con la sociedad actual, sin dejar de respetar al medio ambiente, haciendo así una producción equilibrada y que pasa por una rigurosa prueba de calidad.

Productos ecológicos

Productos ecológicos

A través de la producción de los productos ecológicos, no solo vamos a comer más sano, sino que además, estaremos contribuyendo con la mejora de la biodiversidad. Esto se debe a que se emplean técnicas un poco más rigurosas que asisten en la reducción del deterioro de la calidad de los suelos, así como evitan la erosión y sostienen un equilibrio con la fauna y la vegetación, sin perturbar la cadena alimenticia.

Quienes han decidido participar en la producción de comestibles de este tipo, han aceptado este compromiso relacionado con el cuidado del medio ambiente, de los distintos ecosistemas más próximos a las zonas de cultivo, de cuidar y no malgastar recursos importantes, como el agua. De este modo, no solo ofrecen una nutrición mucho más sana al ganado, sino que además respetan sus ciclos biológicos y sus comportamientos naturales, y se encargan de promover el empleo de variedades locales y de las producciones de temproada.

Con estos alimentos no solo nos estamos nutriendo mejor, sino que también estamos contrubuyendo a promover el trabajo en las zonas rurales, respetando la cultura rural y promoviendo el empleo y el desarrollo de opciones alternativas saludables. Además, estamos haciendo un consumo más responsable, protegiendo nuestro entorno y al mismo tiempo protegiendo nuestra salud y condición física.

Pero, ¿De qué se trata la agricultura ecológica?

Este tipo de agricultra, conocida también como biológica, o más famosa como “orgánica”, es una manera de cultivar cuidando las tierras y de criar el ganado respetando la naturaleza, sin hacer uso, por ejemplo, de productos químicos que son de una u otra forma tóxicos y dañinos, como pesticidas o herbicidas. Además, tampoco se utilizan materias primas genéticamente modificadas (lo que algunos conocemos como transgénicos) y no se acostumbra a forzar los ciclos naturales de fertilidad ni mucho menos de nutrición de los animales.

Productos ecológicos

Productos ecológicos

La finalidad de los cultivos ecológicos es conseguir alimentos realmente sanos para todos, en un punto exacto de madurez, con el sabor, aroma y textura adecuados, que cuenten con cada uno de los beneficios que debe tener un alimento, sin perjudicar ni al medio ambiente ni a las personas que vayan a consumirlos.

La Agricultura Ecológica está regulada legalmente en España desde el año 1989, en que se aprobó el Reglamento de la Denominación Genérica Agricultura Ecológica, la cual se ha aplicado hasta la entrada en aplicación del Reglamento (CEE) 2092/91 del Consejo, en un inicio el Consejo Regulador de la Agricultura Ecológica el responsable de supervisar la producción ecológica en todo el territorio nacional.

Más tarde, el Real Decreto1852/1993 ha establecido una nueva regulación de cultivo ecológico que se basa en el Reglamento (CEE) 2092/91 convocado, al tiempo que las comunidades autónomas comienzan a aceptar las competencias de control de este sistema de producción.

¿De qué forma podemos identificar un producto ecológico?

Cada uno de los productos envasados logrados conforme a la normativa de producción agraria ecológica llevan indicado en su etiqueta: “Agricultura ecológica”, ya sea en español o en cualquier idioma de la Unión Europea, así como un logotipo que señala la autoridad u organismo de control que ha certificado que el producto ha pasado las pruebas de calidad.

Si el producto ha sido elaborado o envasado en la Unión Europea puede llevar el logo europeo de Agricultura Ecológica. Si el alimento es fresco y no está envasado (como las frutas y verduras) debemos asegurarnos de que el productor forme parte oficial de un organismo de control y tenga un certificado de agricultura ecológica y un control de su producción.

wpadmin